Imagem capa - Más que fotógrafo, pero menos que wedding planner por Angel Fábregas Muñoz

Más que fotógrafo, pero menos que wedding planner

No descubro nada si digo que en una boda intervienen muchos profesionales de distinto sector, tampoco descubro nada nuevo si afirmo que las wedding planner (y lo digo en femenino porque el 99% son mujeres) son las responsables de que todo transcurra en la boda tal como se haya planificado.

Incluso no me siento lumbreras si afirmo que, en todas las bodas o mejor dicho, en la mayoría de ellas, de la organización se ocupan los propios novios, contactando y contratando directamente ellos a todos los proveedores de servicios. Es evidente que no todas las parejas contrataran todos los servicios para bodas pero uno de los que casi con total seguridad se puede afirmar que no prescinden es el fotógrafo.

 

Por otra parte, casi todos los proveedores contratados son de servicios perecederos, que caducaran ese mismo día, la decoración floral marchitará, el coche de alquiler se devolverá, el banquete se digerirá, la música sonará en la memoria cada vez más lejana, el vestido de novia y el traje de novio se quedaran en el fondo de armario ... y así un largo etc., todo caducará menos los regalos (imperecederos claro) y las fotos.

 

Si pensamos como funciona cada uno de los servicios proveídos nos daremos cuenta que por ejemplo que la iglesia (por poner un ejemplo concreto) da una hora para la ceremonia que dictará una referencia horaria, todo lo que ocurra antes deberá permitir estar allí a la hora indicada y a partir de que se salga de la iglesia la siguiente referencia será el restaurante. Pero todo lo que ocurra entre las referencias, mientras permitan cumplir el horario, funcionaran más o menos libres sin necesidad aparente de coordinarse con nadie. Una vez en el restaurante, como eje principal está la entrada al salón y a partir de ahí sigue todo más o menos un ritmo que controlan ellos, y para cumplirlo dan indicaciones ya desde la llegada, de hecho actúan como organizadores y a veces aportan una wedding planner (aunque limitada al servicio a partir de la llegada al restaurante claro, a no ser que se le haya solicitado y/o ofrezca haberlo ampliado a antes del restaurante).

 

Pero hasta aquí si hay alguien que busca coordinarse con todos, con los novios, familiares, invitados y proveedores, ese es el fotógrafo, intentará saber cuando va la maquilladora a casa de la novia para pillarla en acción, o cuando llega el padrino con el ramo o mejor aún si salió de casa del novio haber empezado por allí, saber la hora prevista de la salida de la novia para calcular fotos dedicadas a ella y luego con los familiares sin olvidar detalles. Coordinarse con el chófer para llegar antes que él. Ya en la iglesia coordinarse con el novio y música para a su entrada estar donde corresponde y luego correr a inmortalizar a la novia bajando de su coche y lo mismo con su entrada. Previo a todo sabremos si los anillos los llevaran unos sobrinitos, el can de la pareja o el gato y así cada detalle. Al salir de la iglesia coordinar con los novios esas fotos que muchos piden y establecer tiempos para jardines o si fuera en el propio restaurante saber la hora de la comida para adaptar el reportaje. En el restaurante coordinarse con la entrada al aperitivo y luego al salón. Saber si pasara pro las mesas y cuando, regalos y largo etc. hasta el baile.

 

A todo esto ocurren muchas cosas y si alguien las ve es, a falta de wedding planner pues es el fotógrafo (y aunque esté ella pues también) y normalmente actuamos a tiempo de solventar problemillas, por ejemplo avisar a los músicos de que harán entrada los novios en la iglesia, o incluso avisar a la novia por whatsapp de que no corriera (estaba a punto de llegar) porque aun no había llegado el autocar con los invitados, en otra boda el restaurante había programado una entrada al aperitivo con un medio original después del reportaje por unos campos pero ellos no tenían ganas y entraron antes de tiempo y avisamos al restaurante. O avisar al DJ en el banquete de tal o cual cosa, o no haber manera de localizar al responsable del salón y colaborar en su busca y captura, no se hay tantas y tantas situaciones en las que colaboramos activa y positivamente, desde que llegamos hasta que nos vamos que es imposible listarlas todas pero que ya os digo que nos podríamos poner de sobrenombre "el solucionador". Porque además ocurre que como somos los que estamos desde el inicio al final, se establece o amplía o amplifica un feeling que da una confianza que nos hace el denominador común en toda la boda y acabamos siendo un recurso para todo, por ejemplo en una boda tuve que hacer nudos de corbata, si, unos tios de la novia no sabian hacerse el nudo y les ayude. En otra boda al aire libre tuve que avisar de ejecutar el plan B porque empezaba a llover y los del restaurante atareados no se habían dado cuenta, etc, etc

 

 Fijaos sino está en todo y para siempre el fotógrafo, pensad en cualquier recuerdo de una boda pasada, será imposible que no penséis en fotos que habréis visto varias veces, ahora pensad en las fotos, veis familiares, adornos, detalles, en definitiva, recuerdos incluso sobre regalos que ya no tendréis, pero si tenéis las fotos y con ellas lo tenéis todo para siempre. Fijaos lo que ha perdurado en todo hogar, si quizás también un vestido, un adorno o alaja, pero lo que es seguro que hay en todas las casas son fotos y sobretodo en tiempos antiguos seria impensable sin el fotógrafo.